miércoles, 13 de junio de 2012

Asexualidad

Leo que hay una corriente cada vez mayor de gente asexual. Gente que no por ninguna disfunción sino por convencimiento y decisión personal, se denominan asexuales. No practican sexo. No lo echan de menos. No quieren tenerlo. 

No saben cómo es un día de trabajo estresante en el que nadie consigue quitarte esa sonrisa de la cara porque tú vienes bien follada. 

No conocen la sensación de estar húmeda y sentarte obre una polla durísima. Notar cómo tu cuerpo se abre, como si se partiera en dos de placer. 

No echan de menos que una habitación entera huela a sexo. Que las sábanas tengan ese olor dulzón y penetrante que te hace despertarte uans horas más tarde con ganas de repetir. 

Renuncian a tener una polla en la boca y sentirte la puta diosa del mundo oyendo los gemidos de su dueño que se convierten en jadeos cuando su placer rebosa sus entrañas y su leche caliente te rebosa a ti de los labios. 

Nunca perderán el control de sí mismas mientras aprietan las piernas atrapando entre ellas una cabeza que sujetan con las manos intentando alargar un orgasmo que te deja temblorosa. 

No sentirán la imperiosa necesidad que viene impuesta por una creciente humedad en la entrepierna que te impele a follar.  

Nadie les oirá nunca gritar de placer. No les retumbaran en los oídos los jadeos de otro.

Nunca disfrutarán del sexo sucio, guarro, de sentir que no hay barreras, no hay límites, no hay nada que no puedas hacer. 

No sabrán cómo es compartir un rato con alguien que te roza y te pone la piel de gallina y los pezones duros y sensibles. 

No se verán recompensados por la mirada de morbo y agradecimientos de otra persona a la que acabas de dar un orgasmo. 

Nunca fumarán después de un orgasmo. 

No acariciarán una piel perlada de sudor. Las yemas de sus dedos no conocerán el tacto de un músculo endurecido de placer. Sus ojos nunca verán el placer extremo a escasos centímetros. 

No saben lo que es compartir momentos así. 

No seré yo quien les juzgue, es su decisión y es tan respetable como otra cualquiera. 
Pero eso sí, conmigo no cuenten. 


Estoy deseando perderme en una cama, sudar las sábanas, mojarlas con mi humedad, gemir, sentir el mundo a mis pies en el orgasmo, disfrutar dando placer, perder el control, emputecerme cuando saboree su orgasmo, sentir los pezones al límite y reírme después fumando un cigarro mientras pienso que hay gente que renuncia a todo ello. 

15 comentarios:

  1. Leyéndote, más de uno sentirá que, efectivamente, no son nada asexuales.

    ResponderEliminar
  2. Conmigo que tampoco cuenten. No quiero volverme asi. JAMAS.

    ResponderEliminar
  3. El deseo siempre tiene dos caras, pero es innegable la atracción del placer sexual

    ResponderEliminar
  4. ¿Viste el documental "El Imperio de los SinSexo"? Muy recomendable, aluciné bastante.
    Creo que hay mucho de cobardía y bastante de sociopatía en esa gente... pero bueno, el resto tendremos que redoblar esfuerzos para compensar, jajaja

    ResponderEliminar
  5. Será que ser assexuado é uma nova orientação sexual ?

    Muito bom o tema !

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Yo tampoco entiendo como hay gente que pueda dejar de experimentar todas esas sensaciones...

    Un beso guapa

    ResponderEliminar
  8. no hay nada que entender, solo saber con quién entenderse y disfrutar, como he disfrutado yo con tus palabras que ya me dejan sentir mas allá de ellas, besos

    ResponderEliminar
  9. Y aves, hay gilipollas de todos los tipos.... Con lo corta que es la vida y lo efimeros sus placeres que estupidezzzz renunciar al mayor de ellos.

    ResponderEliminar
  10. Respetando todas las opciones que cada uno elige, yo prefiero vivir la vida con pasión, caminando por un hilo si es necesario, pero saboreando con los cinco sentidos y con el alma todos los momentos de placer consentido.

    Sinceramente, no creo que sea asexual... jeje

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Y si es producto de una experiencia que les ha marcado y no son capaces de identificarlo porque su cerebro prefiere olvidar?
    Yo tengo pocos datos para juzgar, pero siento compasión, lo confieso.

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. Sólo con leerte ya me han entrado ganas. ¿Cómo puede haber gente tan apática? Y la hay, vaya sí la hay.

    ResponderEliminar
  14. Yo me pregunto si más que asexuales no son dejaos, si esa apatía que tienen hacia su sexualidad la tienen hacia otros aspectos de sus vidas, porque yo no sé si el mundo cada vez es más asexual pero sí que noto cierta tendencia al aburrimiento...en fin cada cual que con su pan se lo coma.
    Tu texto, buenísimo, dan ganas de todo eso y más ;)

    ResponderEliminar

Susurra lo que te apetezca...