sábado, 14 de mayo de 2011

No me des las gracias

- No me des las gracias. - dice él confesando que le da vergüenza que lo haga.

Pero es que no es que te las de, no es que te las regale, es que te las mereces, te las has ganado.
Porque tomando algo, estamos al mismo nivel por decirlo de alguna manera (que no es la mejor forma de explicarlo pero sí la mejor que se me ocurre).
Nuestro concepto de relaciones se parece mucho pero en cuanto nos recluimos entre 4 paredes, mudos testigos de lo que acontece entre dos personas que se entregan al placer, siempre salgo ganando. O siempre salgo perdiendo, según se mire. Gano porque consigo muchos más orgasmos que los que consigo provocarle. Perdiendo porque no puedo devolverle lo que me da.
Pero sobre todo, salgo ganando porque la calidad es indiscutible, porque es muy bueno, demasiado bueno en lo que hace.

- No me des las gracias.

Pero te las tengo que dar porque jadeo al acordarme de cómo haces que pierda el sentido. Porque semanas después aún recuerdo esa sensación y me estremezco. Porque sabe dónde está el resorte de mi placer.

- No me des las gracias.


¿Cómo no dártelas? Si nunca recibo un no por respuesta, si siempre me das más de lo que esperaba a pesar de que las expectativas que tengo contigo están siempre un par de escalones más arriba de las que tengo con los demás.

- No me des las gracias.


Lo siento, pídeme otra cosa porque en eso no puedo complacerte. Cuando el orgasmo me deja volver a respirar de manera acompasada, cuando los dedos de mis pies vuelven a estirarse y no me sacuden los temblores del placer, la primera palabra que nace en mi boca, la única que se me ocurre atinar a decir, la que me quema la punta de la lengua es ésa, es gracias.

- No me des las gracias, que me da vergüenza, tonta.


Ya, pero no puedo evitarlo. Porque puedo dártelas con los ojos aún muy abiertos, como si no creyera que esto fuera verdad y sin embargo, tú sabes a qué me refiero. No hablo de mariposas en el estómago, no hablo de cursilerías ni de sentimientos, hablo de sensaciones, de placer, de deseo, de vicio, de emputecimiento, de gusto. De eso hablo. Y de nada más. Pero eso, a ti, no he de explicártelo. Y es una ventaja, no te creas.

- No me des las gracias.


Sí, te las doy. Porque te las mereces, te las ganas, puedes decir bien alto que eres el honroso merecedor de ellas.

22 comentarios:

  1. "- No me des las gracias, que me da vergüenza, tonta."

    Será que te gusta que se le ponga la cara colorá ;-)

    ResponderEliminar
  2. Es de bien nacido ser agradecido...y si se lo dices después de hacerlo será que se lo merece de verdad. Poquísimas veces en mi vida he dado las gracias por eso.
    Besos guapa.

    ResponderEliminar
  3. A mi me pasa q lo mismo despues de volver al mundo real despues de un buen orgasmo solo me sale esa palabra "gracias". pero me la callo... me da verguenza... jaja
    pero siempre esta ahi, y es que ... que mas se puede decir, ...
    un beso y gracias

    ResponderEliminar
  4. Te entiendo muy bien, cuando eres el objeto de tanta generosidad no puedes evitar querer devolverlo.
    ¿Y dices que aún se sonroja?...


    Besos guapa

    ResponderEliminar
  5. Muy cierto, Lady. Se nos llena la boca con formulismos como "te quiero", "te deseo" y similares, pero nunca agradecemos como se merece la entrega del otro en nuestros pequeños momentos de felicidad interior…

    Seguro que él se lo merece, Lady. Y ud también.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Supongo que en el sexo se da tanto como se recibe, porque se recibe dando y se da recibiendo, de manera inseparable. Habría que ver quién debe dar las gracias a quién, ¿no?

    ResponderEliminar
  7. siempre hay alguien que recibe más de lo que da y viceversa...y no solo en el sexo. C'est la vie.

    ResponderEliminar
  8. A veces las gracias se dan por entendidas...

    Besos guapa

    ResponderEliminar
  9. Guau, querida, parece que has dado con un amante genial, me alegro!!! Disfruta y disfruta... te entiendo perfectamente, aquí los números y las estadísticas están en nuestra contra, tantos orgasmos nuestros por cada uno de ellos nos deja un poco fuera de juego, pero... VIVA!!

    ResponderEliminar
  10. A mi mis mayores me enseñaron que es de biennacidos ser agradecidos....
    Asi que...

    besos

    ResponderEliminar
  11. Gracias, las tuyas.

    ResponderEliminar
  12. Si es que las 'gracias' siempre deberían ser merecidas. Estas parece que lo son, así que sigue dándolas!

    ;P

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. No sé, tampoco hace falta...ellos también se llevan premio aunque no nos ganen a orgasmos en ninguna sesión....
    Nada, nada, los que se van por los que se vienen.
    Aunque algunos sí se lo merecen, desde luego que sí.
    Un beso guapa.

    ResponderEliminar
  14. ¿Cómo que gracias? Son 100 pavos...

    [Es una broma... Buen rollito... Y que siga siendo muy intensos tanto la entrega del muchacho como tus susurros]

    ResponderEliminar
  15. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  16. uncerdo....
    Lo que me gusta es que me saque a mí los colores.

    Libra...
    Pues a veces se merecen esas gracias.

    Xana...
    Pues que no te dé vergüenza, tú sé tú misma.

    El guardián del Faro...
    No se sonroja pero dice que le da vergüenza.

    Beau Brummel...
    Se las merece, se las merece sin duda.

    NoSurrender...
    Tienes razón, en el sexo se a y se recibe al mismo tiempo. Pero no sé, me queda siempre la cosa de que no es justo.

    Marina Miau...
    Ya, pero no deja de ser injusto en alguans ocasiones.

    Coco...
    Gracias a ti por pasar

    Mónica...
    A veces las gracias queman tanto en la lengua que no se peuden dar por dichas.

    Firemoon...
    La verdad es que es un lujo

    Carlos...
    A mí también me enseñaron es.

    Phamtom37...
    Gracias guapo.

    Jauroles...
    Son bien merecidas, sí señor.

    Princesa...
    Es que a veces no puedes evitar dar las gracias.

    Manolo Blog...
    Yo siempre digo que soy tan tan puta que ni siquiera cobro, lo hago por placer, jajaja. Buen rollo!

    ResponderEliminar
  17. Yo si que te doy las gracias, .. sabes que te las mereces.
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Sé lo que es sentirse en deuda de esa manera y tener esa sensación de "ganar" siempre todas las batallas, cuando en realidad piensas que pierdes.

    Y una no quiere sentirse en deuda y se aplica al 100% y además qué menos que dar las gracias.

    Te sigo desde mis tacones.

    ResponderEliminar
  19. No a todo el mundo se le da bien encajar los halagos; a mí por ejemplo no; me gustan , pero me bloquean, no sé bien cómo reaccionar si parecer idiota y pedante...

    ResponderEliminar
  20. Y por cierto, un orgasmo masculino ha de corresponder al menos a dos femeninos (si la cosa va bien), incluso si se puede a tres o más :) El orgasmo masculino puede ser muy cabrón, hay que retrasarlo en la medida de lo posible :)

    ResponderEliminar

Susurra lo que te apetezca...