domingo, 23 de enero de 2011

El morbo de lo prohibido

Lo prohibido siempre apetece. Es algo que no se puede controlar, una especie de morbo al que es difícil negarse.

Máxime cuando lo prohibido tiene medidas de actor porno. Y no es sólo eso, porque me gustan sus brazos fuertes y que nunca se canse de probar cosas nuevas.

Una llamada:

- He quedado con éstos, ¿te vienes?
Sonrío. Porque sé que va a estar él, C..
- Vale, me apunto. 
- A las 10 donde siempre. 
- Ok. 
Éstos son un grupo muy heterogéneo en edades y gustos pero nos conocemos hace tanto tiempo que el resto da lo mismo.

Llego tarde, para variar, veo que están ya casi todos aunque no he llegado la última. 

Saludos, dos besos. Llego donde está él y adivino por la fugaz expresión de sorpresa que cruza su rostro que no sabía que yo también venía.

- Hombre, ¿qué tal?. Dos besos. 

- Bien, bien, ¿y tú? ¡Cuánto tiempo sin verte! - dice mientras me da dos besos y se pone un poco rojo. 
¡¡Si el resto supiera que no hace muchos días estuvimos compartiendo todas las letras de la palabra placer juntos!!. Jeje. 
Me da morbo la situación. A él, superada la sorpresa inicial que le ha causado un poco de vergüenza, también.

Vamos de bares. Y es complicado tratarle como a uno más cuando no lo es. Hacer como que no estás al día de su vida, su curro, sus escarceos a pesar de haberlos compartido entre confidencias entre las sábanas.

- ¿Sabes que C. se independiza? Dice que la semana que viene, cuando esté instalado del todo, hace una fiesta de inauguración del piso. 

- Ah, ¿sí?. Bueno, pues habrá que ir. ¿Por dónde está el piso?
- Arturo Soria - dice sonriéndome. 
Nadie ha de sospechar que yo ya lo conozco, que he tenido mi particular fiesta de inauguración del piso y que esas paredes ya han oído mis jadeos, esas sábanas están impregnadas de mi olor y ese sofá ya ha sentido nuestro peso sobre él.

Estando de cañas, me vibra el móvil. Un mensaje: "Joder, por qué no has dicho que venías? Me he quedado super pillado al principio. Espero que no lo hayan notado". No me da tiempo a contestar cuando entra otro mensaje: "Qué morbo me da la situación!". 

Sonrío y guardo el móvil.

Voy al baño y, al salir, le veo entrando al de tíos o al menos haciendo como que entra. Me acerco, le como la boca, le suelto un par de guarradas al oído y vuelvo al grupo fantaseando con lo dura que se le habrá puesto. 


Me pone la situación. Me pone mucho.

Las miradas se suceden, varias veces me acerco a hablar con él como con cualquier otro pero aunque nadie lo sospecha, la conversación no gira en torno a banalidades sino a explosivas palabras pronunciadas sin que la expresión de mi cara cambie ni un ápice y destinadas a ponerle tan cachondo como me tiene a mí la situación.

- Oye, que cierran aquí. ¿Qué hacemos?

- Dice G. que podemos ir a su piso que le queda un montón de bebida de la última fiesta. 
- Hay que comprar mezcla, eso sí que no hay. En Opencor o en una gasolinera.
- ¿Pilla algo de camino?
- Hay una gasolinera por la casa de G., donde vivía antes A por ejemplo. Y Opencor está aún abierto hasta la una, ése también pilla de camino, donde la cuesta.
- Ni idea. 
- Yo sé dónde está. - digo yo. 
- Entonces vete tú en el coche de algunos de los que no ha bebido y compráis la mezcla. Los que no cabemos en los coches, nos vamos en metro. Nos vemos en el piso.

Una parte del grupo se pierde en la boca del Metro. El dueño del piso donde vamos se va en coche con uno de los que conduce y otros dos colegas. En el otro coche se montan las tías para cotillear.

- Vale, pues yo me voy con C. y paramos a comprar. - si lo hubiéramos preparado no hubiera salido tan bordado, jaja. 

- ¿Quieres que vaya con vosotros? - dice una de las tías. 
- No, no hace falta pero como quieras - contesto con la boca pequeña deseando que diga que no viene.

Y sí, nos vamos solos y paramos en el Opencor y compramos todo. Pero también nos da tiempo a darnos los besos que llevamos guardando toda la noche y a que se le ponga dura en mi boca mientras cruzamos la M-30 y a que se corra poco antes de llegar al Opencor cuando aparcamos en el callejón de al lado. 

Aún es como si oyera la frase que siempre repite cuando estamos juntos: 
- Pero tía, ¿dónde voy a encontrar a otra como tú?

Cuando llegamos al piso, subiendo en el ascensor, somos incapaces de quitarnos las manos de encima, yo no me he corrido y estoy ardiendo de deseo y su descomunal polla dura o el sabor de su leche en mi boca no mejoran la situación que digamos. 

Justo un segundo antes de que se abra la puerta, me susurra: 
- Hoy no te vas a casa sin correrte. Prometido.

Se abre la puerta, yo intento disimular pero tengo la piel de gallina y los pezones a punto de marcarse incluso a través del abrigo.

Estoy en la fiesta pero no estoy. Me río pero tengo la cabeza en otro sitio. Escucho las historias pero un escalofrío me recorre cada vez que me mira como indiferente. Llevo tantas horas cachonda perdida que he perdido la cuenta.

Y quizá si el resto lo supiera, no nos pondría tanto liarnos a escondidas del mundo. Y si las circunstancias y las amistades no nos prohibieran dar rienda suelta al deseo, no nos hubiéramos sentido tan atraídos. Pero el caso es que, que esté prohibido, le da un plus de morbo a la situación.

Cuando la fiesta empieza a decaer, me llega otro mensaje y la vibración del móvil me hace vibrar a mí también: "Dí que te vas a casa de cualquiera de tus rollos, cógete el taxi sola y espérame en el piso. Te voy a comer hasta que me pidas que pare".

Y así acaba la noche. Desquitándome por esperar tantas horas, reinaugurando el nuevo piso que ya conozco, siendo recompensada por tantas horas de espera. Sintiéndome llena y esto lo digo tanto en sentido figurado como literal porque mi particular actor porno me sacia en cantidad y calidad. Mmm, me da mucho morbo lo prohibido!. 


17 comentarios:

  1. Si las paredes hablasen...

    bueno, realmente no lo necesitas, ya lo haces tu en el blog


    :D

    ResponderEliminar
  2. Bueno, tanta contención sirve para algo, ¿no?

    Besicos

    ResponderEliminar
  3. Esto demuestra mi teoria de que a la mayoria de las tias les gustan los penes grandes (otra cosa es que muchas no lo reconozcan abiertamente o en publico y sigan existiendo tambien muchos tabus al respecto) y lo digo tambien por mi experiencia personal habida cuenta de que estoy tambien bien dotado

    Besos y disfruta
    Miguel

    p.d ¿a quien no le gusta lo prohibido?

    ResponderEliminar
  4. Que bien escribes y describes...me encanta, y me pone!
    Besos
    Bego

    ResponderEliminar
  5. No hay nada mejor para empezar con animos la semana que leerte ....(es una gozada)

    Laura

    ResponderEliminar
  6. ES cierto; lo prohibido tiene un gusto a morbo, a transgrsión. a doblar el placer y el gusto mmm.muy apetecible.

    ResponderEliminar
  7. Tus textos incitan y estimulan casi tanto como tus visitas a mi blog ... besos y gracias :)

    ResponderEliminar
  8. lo dice Fito, en una de sus canciones: la verdad es que me interesa sólo porque está prohibido ;)

    que sepas que tu blog es una de mis lecturas obligadas, y que me alegra mucho que tú también te pases por el mio!

    un beso!

    ResponderEliminar
  9. Hola Susurros, perdona pero como sé que también lees el Blog de la Niña Mala, sabes como puedo contactar para que me envíe invitación ? Es que me dice que contacte con el autor del Blog para recibir la invitación, pero no sé como contactarla.
    Gracias si me puedes ayudar ( es que el tuyo y el de la niña mala son mis Blogs favoritos ).

    ResponderEliminar
  10. Pásame un kleenex, querida. Y esta vez no es para llorar (yupi).

    ResponderEliminar
  11. No tengo tiempo para nada, nadamas que para leerte, por algo sera...

    Joder! joder y joder! vaya situacion y vaya morbazo!
    Cada vez que te leo, mas ganas tengo de irme un dia de fiesta contigo! Tiene que ser brutal!!jajaja

    No cambies! MUUUAAKK

    ResponderEliminar
  12. ElenitaCarpediem...
    Escríbeme un mail a susurros.de.deseo@gmail.com para que tenga tu mail y te doy el mail de La niña mala. No quiero escribir aquí datos personales suyos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. fantástico post, como siempre

    al igual que elenita carpediem, estoy enganchado a tu blog y al de la niña mala.

    sabes qué es lo que ocurre?

    besos

    j

    ResponderEliminar
  14. Pues que casualidad que yo viví casi casi el mismo estilo de relación con mi actual pareja durante casi 2 meses ... y sí, tiene su punto, y sí, mejor que no se alargue mucho! (la situación) jeje

    Muy buen blog, un saludo!

    ResponderEliminar
  15. CNLS...
    Sí, pero mi blog no lo leen los que no han de saber la historia, jaja.
    Y si las paredes de ese piso hablasen, deletrearían vicio una y otra vez.

    Belén...
    Sí, mereció la pena con creces.

    Anónimo Miguel...
    Que a mí me gustan grandes no es secreto. A las demás, ni idea, no puedo hablar por ellas.

    Anónimo-Bego...
    Sólo cuento las cosas que me pasan.

    Anónimo-Laura...
    Pues a ver si el resto de la semana es igual de buena

    Xana...
    Joderrr con muchas erres, eso dije yo también esa noche un par de veces.

    Carlos...
    Lo prohibido sabe mejor, sí.

    El octavo pasajero...
    Sigamos entonces incitándonos mutuamente a través de nuestros blogs.

    Marina Miau...
    No es que me interese porque esté prohibido pero si no lo estuviera no me interesaría tanto.
    Espero que lectura placentera aunque obligada. Jeje. ;)

    Coco...
    Menos mal que no te hago llorar!

    Pepita...
    Jaja, menuda noche. Prefiero ni pesar cómo acabaríamos. Qué peligro!

    Anónimo-j...
    No sé lo que pasa, sólo sé su dirección de mail,nada más.

    Misswerty...
    Jajaja, gracias, gracias por decirlo así, sin más.

    bitelino...
    La situación tiene morbo. Dado que no queremos ser pareja en un futuro ni él ni yo, que se alargue esto todo lo posible!

    Besos a todos

    ResponderEliminar

Susurra lo que te apetezca...