lunes, 1 de noviembre de 2010

La apuesta

He perdido una apuesta. Una que hice hace bastante tiempo, segura de que no podría perderla.Y hoy me ha tocado pagarla. No me ha salido nada barata porque aposté fuerte, eché confiada un órdago a pares con castellanos y resulta que me encuentro con que mi contrincante llevaba 4 cerdos de primeras dadas.
Todo empezó con una conversación sobre el Olimpo de los dioses sexuales, de mis dioses sexuales. El listón está alto y yo estaba convencida de que en determinadas lides nunca encontraría quien superara lo ya vivido. Años de experiencias posteriores me habían reafirmado en mi opinión, siglos en los que alguno llegó al ranking de los mejores pero nunca desbancó a la realeza.
Mis amigos insistían en que no podía estar segura y yo insistía en que sí. Y se hizo la apuesta. Durante años disfruté de la victoria.


Y ahora, no sólo he perdido la apuesta con la consiguiente humillación moral del "jaja, ya te lo habíamos dicho", el sucio regocijo de los ganadores y el correspondiente castigo que la apuesta suponía sino que encima tengo que exponer públicamente mi escarnio. Así que me retracto. Me retracto, me como las palabras que dije, entono el mea culpa, pido disculpas públicas.


Eso sí, si perder esta apuesta significa que un casi perfecto desconocido entre directo al Olimpo del sexo, al podio de honor, a la categoría de indescriptibles con todo el placer que ello conlleva, perdería esta apuesta una y mil veces. De hecho, estoy encantada de haberla perdido.

Otro día que esté un poco más sobria y no tenga que levantarme dentro de una hora un poco larga, contaré cómo perdí la apuesta.

9 comentarios:

  1. Las apuestas... Tan interesantes hasta que llega el momento de saber si tenías razón o no.

    Por esa razón no suelo apostar, porque si de algo estoy seguro... Es que, precisamente, no estoy seguro de nada.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena a los premiados!!

    Besos sobrios

    ResponderEliminar
  3. yo creo que no deberias admitir asi como asi tu derrota, y que el nuevo aspirante a dios del sexo deberia repetir otra semana entera contigo follando, para dejarte claro si lo es o no lo es, que te saque de dudas!

    (hacia tpo, pero ... ¡¡he vuelto a escribir!!)

    ResponderEliminar
  4. Pues yo ya dije que nunca apuesto, pero me has hecho replantearmelo. ;D

    un beso

    ResponderEliminar
  5. Intrigadito me tienes, así que espero tu post con interés.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Interesante el cruce de entradas que me ha traído hasta este 'post' para además descubrir aquí a Juancho, entre tus comentaristas. Pero qué pequeña es la 'blogosfera'...
    Esperando el desenlace =)

    ResponderEliminar
  7. La brisa de la noche...
    Lo sabrás.

    Juancho...
    Es que en esto estaba segura. Y ya digo que fui ganadora durante años. Pero al final perdí. Y me ha encantado perder. Jeje.

    Hyku...
    Se lo transmitiré de tu parte.

    CNLS...
    Me encanta tu idea. Jaja. Demostración empírica.
    (Ya te he leído, bienvenido de nuevo)

    El Guardián del Faro...
    Nunca digas...de este agua no beberé ni este cura no es mi padre.

    Carl...
    Ya habñras saciado tu intriga.

    Jauroles...
    Ya lo sabes.

    QuietBrown...
    El mundo es un pañuelo!

    ResponderEliminar

Susurra lo que te apetezca...