domingo, 7 de febrero de 2010

Sexo de verdad

¿Os pasa que a veces tenéis una idea en mente y de repente leéis algo que plasma esa idea perfectamente en pocas palabras? Como si consiguiera resumir lo que piensas tú en dos frases.
Pues eso me pasó a mí el otro día leyéndome un post de La niña Mala (siempre geniales por cierto). Le pregunté si podía usar su frase y me dijo que sí.

"Hay hombres que aseguran que les gusta el sexo. Pero luego, luego están a los que les gusta de verdad."
Y es una verdad como un templo.

Normalmente, la mayoría de los hombres dicen que les gusta el sexo, que les encanta.
Pero o bien yo entiendo por sexo otra cosa y nuestras definiciones no coinciden o bien ellos no saben qué es el buen sexo.
Meterla y sacarla como si te follaras un donut no es sexo. Eso es alivio.
Que te ponga oír gemir porque alimenta tu ego no es sexo. Es narcisismo.
Tener el misionero como postura estrella no es sexo. Es un aburrimiento.

Y luego están los que les gusta de verdad.
Para ésos, el sexo es darlo todo, transformarte en una fiera, hacer disfrutar a la otra mitad al menos tanto como disfrutas tú, es dedicarle tiempo, echarle imaginación, jugar, hacer que todo sea erótico, excitante, usar las palabras para perforar la parte del cerebro donde nace el deseo provocando una explosión alucinante.
El sexo tiene que ser sucio, salvaje, guarro. El sexo limpio no existe.
Sucio es disfrutar de la leche, sentirla caliente por todo tu cuerpo, notar tu boca húmeda de sus fluidos, perder tu lengua en su culo mientras le pajeas.
Salvaje es cuando toda tu atención, toda la sangre, todas las sensaciones se concentran en un solo punto, en tu coño mojado al borde del orgasmo. Y la habitación, todo lo de fuera, incluso la otra persona desaparece de tu mente mientras tú te dejas llevar y las sienes te palpitan, el corazón se desboca y los músculos de tu abdomen se contraen al ritmo de las palpitaciones que notas dentro de ti. Salvaje es cabalgar sobre su polla dura sujetándote sobre su pecho y sentir tanto placer que no puedes parar de moverte ni aunque te falte el aliento.
Guarro porque te sientes como una zorra, te encanta estar ahí, te sientes tan suya que sólo quieres más. Porque te encanta ser tan puta que consigues ponérsela dura, hacer que reviente en un orgasmo increíble, oírle gemir o mirarte con esa cara de cabrón que te derrite.
El sexo de verdad es cuando no hay prejuicios, cuando estás dispuesto a probar casi todo, cuando te encanta proponer nuevos juegos, experimentar sensaciones.
Es estar a 4 patas y sentir que las tetas se mueven en cada embestida cuando él te clava su polla entera y pensar que nada en la vida puede ser mejor que esa sensación en ese momento.
También es saber adaptarse a las reacciones del otro, acoplarse a cómo le gusta que se lo hagan, buscar aquello que le hace correrse desaforadamente en un estertor que habla por sí mismo.
Disfrutar dando placer tanto o más que recibiéndolo. Excitarte cuando ves que disfruta contigo pero que disfruta de verdad, que consigues que todo su puto cuerpo sea tan tuyo que vendría su alma al diablo por no parar de sentirse así.
Hay que dedicarle tiempo. Provocarle casi un orgasmo comiéndole los pezones o el cuello, recorrer la espalda acariciándole con los pezones duros, chupar, acariciar, lamer, perderse, recorrer, jugar, buscar. Invertir tiempo sin dejar nada por hacer. Pero no siempre, a veces es echar un polvo apremiante, impaciente cuando el deseo no deja tiempo a más.
Es quitarse la coraza que se lleva en la vida cotidiana y sacar ese puntito salvaje que llevamos dentro, dejarse llevar, liberarse, dar placer, recibirlo, follar siempre como si fuera la última vez o la primera, acabar derrotados y sudorosos pero tan satisfechos que tu mente sólo piensa en repetir. Decirle que te pone muy puta, que quieres su leche, que te llene la cara con ella, sujetar su cabeza cuando te corres con su lengua, pedirle que te de por culo porque en ese momento no hay nada que desees más en el mundo.

Al menos eso entiendo y espero yo cuando alguien dice que le gusta el sexo.

19 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. plas plas plas plas pfiuuuuuuuuuu, bravooooo!!! plas plas plas

    ResponderEliminar
  3. El sexo, gustar del placer del sexo, es imaginar, planificar, sentir, improvisar y realizar todo aquello posible para lograr esa sonrisa agotada y relajada en el rostro de quien ha recibido cada uno de tus latidos y pasión..el resto es quedarse en el camino.

    Besos gustosos

    ResponderEliminar
  4. A mi también me gusta el sexo de verdad...

    Besos guapa

    ResponderEliminar
  5. Lo has podido decir más alto, pero no más claro...
    Lo que no sé, es si todos los presentes podríamos llegar a tu nivel.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. otia.. pues tienes razon.. sexo salvaje "puro y duro" como q un poquito sucio

    ResponderEliminar
  7. Me ha gustado un montón este post, muy sentido, muy visceral...y ya sabes...estoy de acuerdo con el qué y el cómo.
    Besitos

    ResponderEliminar
  8. Ufff gran exposición... sin duda a tí te gusta el sexo!!

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Creo que tienes bastante razón... aunque más que con la tipología de hombre, va más con la tipología del momento... porque muchas veces todos los participantes, ellos o nosotras no ponemos toda la carne en el asador, bien porque hay cansancio, bien porque no estás en el momento adecuado, bien porque el calentamiento no ha funcionado y por eso la pasión pasa por alto en un acto tan animal como físico-aliviante.
    Por eso que con el mismo hombre puedes descubrir los dos momentos...

    ResponderEliminar
  10. Se puede decir más alto, pero no más duro...

    ResponderEliminar
  11. de verdad de la buena qué razón tienes.

    ResponderEliminar
  12. hombres así hay pocos...una pena.

    ResponderEliminar
  13. Me gusta tu estilo Su. Comienzo a seguirte. Bxs

    ResponderEliminar
  14. Granaino...
    Quien no lo entiende así no debería escribir el sexo entre sus hobbys ni con mayúsculas.

    Octavo pasajero...
    Gracias.

    Néctar...
    Sin contestación entonces.

    Julián...
    Tal y como lo siento.

    Hyku...
    Tú también lo has definido perfectamente. La pena es cuántos se quedan en el camino, los hay que ni empiezan la carrera.

    Mónica...
    Ya, si es que tenemos los mismos gustos. Jaja.

    phamtom37...
    Todo es ponerse, el nivel siempre es cosa de dos.

    Diario de nuestros pensamientos...
    El sexo limpio es tan imposible como un desinfectante sucio.

    La niña mala...
    Un halago viniendo de ti

    Jauroles...
    Me gusta demasiado creo. Jaja.

    Lydia...
    De eso va, de poner siempre la carne en el asador, de dar siempre todo a pesar del cansancio o del momento.

    elhdn...
    no quería ser dura...

    Juan Nadie...
    Gracias.

    Werty...
    Pocos, poquísimos.

    Gothic...
    Bienvenido, me alegro de tenerte aquí.

    Martín...
    Un beso para ti.

    ResponderEliminar
  15. No se puede estar más de acuerdo ...

    ResponderEliminar
  16. sin palabras...

    bueno, sí, una

    Magnífico.

    ResponderEliminar

Susurra lo que te apetezca...